VIAJANDOPOR LIBRE

Lugares imprescindibles de Marrakech

Marrakech es una de esas ciudades que se ha puesto  de moda últimamente para “escaparse” en cualquier ocasión, un puente, un fin de semana largo, Semana Santa, etc… Al fin y a cabo, para los españoles está muy cerca, y los vuelos baratos que ofrecen algunas aerolíneas low cost combinado con las ofertas de alojamiento que se ofrecen a menudo, motivan  viajar a esta exótica ciudad. Por ello, no nos debe sorprender que marrakech se haya convertido en la ciudad más visitada de Marruecos. A continuación te dejo los mejores consejos y la información necesaria para que sepas durante tu viaje que ver en Marraquech.

Mezquita Koutobia

La Mezquita Koutobia es uno de los lugares imprescindibles que ver en Marraquech. La estarás viendo en todo momento desde casi toda la ciudad, al igual que pasa con sus prima-hermana la Giralda de Sevilla.

No se puede visitar su interior a no ser que seas musulmán, pero aun así merece la pena pasear por sus jardines.

Como curiosidad, hay que saber que no se puede edificar ningún edificio en la medina de Marrakech más alto que una palmera, motivo por el cual la visibilidad de la Mezquita  de Koutobia siempre es muy buena.

Mezquita Koutobia que ver
Mezquita Koutobia

Al atardecer y por la noche la Mezquita luce espectacular cuando  las luces iluminan el minarete. 

Plaza Djemma el Fna

Te sonará aunque no hayas estado nunca  en Marrakech ya que es el enclave más famoso de todo Marruecos, y sin lugar a dudas, el centro neurálgico de la ciudad. La plaza Jemaa El Fna, te va a sorprender por sus grandes dimensiones a pesar de estar situada en el centro de la Medina, un verdadero entramado de callejuelas y pasadizos. De hecho todas las rutas confluyen en esta famosa plaza. 

Resulta sorprendente que pases a la hora que pases, siempre hay alguien en la plaza. Por la mañana esta llena de vendedores de fruta, baratijas y souvenirs de todo tipos  y cuando anochece se llena de pequeños puestos de comida. Durante mi estancia en Marrakech la visité infinitas veces y siempre encontraba alguna cosa diferente.

Plaza Djemma el Fna

La plaza es ideal para probar los zumos frescos y recién exprimidos de los múltiples tenderetes de frutas que hay, así como cenar en alguno de los pequeños puestos de comida. Eso sí, fijate en la carta que te enseñan si no quieres llevarte alguna sorpresa a la hora de pagar.

Si por el día la Plaza Jemaa El Fna esta llena de actividad, te aconsejo que la visites al anochecer. Es el mejor momento para disfrutar de las vistas de esta plaza, con una actividad frenética de los puestos de comida que nos deja una imagen humeante de la plaza. 

Plaza Djemma el Fna que ver por la noche
Plaza Djemma el Fna por la noche

Disfruta de la Plaza Djemma el Fna desde una terraza

Aunque lo mejor de un viaje es callejear, ver, tocar, mezclarse con la gente… tarde o temprano te agobiaras del ambiente de la plaza Djemma el Fna y desearás verlo todo desde la distancia.

Toda la plaza está rodeada de terrazas y bares para hacer un merecido descanso y contemplar el ambiente desde la distancia, sin embargo os recomiendo hacerlo desde las alturas, desde alguno de los bares que ofrecen terraza en su piso superior. Es un lugar perfecto no solo para tomar algo fresco, sino para hacer unas estupendas fotos panorámicas.

El zoco

El Zoco de Marrakech es un laberinto de callejuelas llenas de puestos y tenderetes que rodean toda la plaza Djemma el Fna ocupando un espacio considerable de toda la medina. Allí los marroquíes hacen sus compras y los tenderos intentan hacer su «agosto» con los turistas. Es un lugar donde es muy difícil que te resistas  a comprar, y donde tendrás que regatear, practica habitual en el lugar. Debes de tener en cuenta que la mejor hora para visitar el Zoco de Marrakech es por la mañana a primera hora por ser cuando menos aglomeraciones hay, por otra parte, a medida que cae la tarde se van cerrando los puestos de forma paulatina.

Por último, te recomiendo que visites visites algunas de las tiendas de especias que encontrarás en los zocos. Yo no me puedo resistir y siempre acabo llevándome algunas de ellas para aderezar nuestras comidas. La calidad está garantizada.

Barrio de los curtidores

¿Eres de los que el mal olor te remueve el estómago? Pues avisado estás… vas a pasarlo mal, muy mal. Pero te prometo que vale la pena.

El barrio de los curtidores de Marrakech está alejado de la medina, así que si estás visitando Marrakech por tu cuenta quizás es momento de contratar a un guía. Debes de tener en cuenta que las curtidurías no son fábricas y tampoco es una atracción turística. Son explanadas con agujeros donde tratan las pieles y en las que se desarrolla durante muchas horas un trabajo muy duro, con una alta exposición a fuertes productos químicos. Por ello no es una actividad explotada turísticamente y solo se ven locales por la zona. 

Lo primero que tendrás que hacer es proveerte de algo oloroso con lo que puedas refrescar tu nariz (no es broma). En la entrada del barrio te dan ramas de menta (no siempre muy frescas…), pero yo por si a caso me lleve un paquete entero de pañuelos con olor a eucalipto.

Calle del barrio de los curtidores

Allí podrás ver como se tratan y tiñen las pieles. Lo duro y minucioso de esta tarea. Hombres y mujeres trabajando en algo cuyo olor les marca tanto que según nos explicaron solo se emparejan entre ellos (cuando lo huelas lo entenderás…).

Durante la ruta turística, subirás a algunas de las tiendas desde las cuales se ven desde arriba los lavaderos de pieles y los cubos donde se tiñe y demás. Luego, inevitablemente, pasearás por la parte comercial donde te intentarán vender algo… De tus dotes de escapatoria dependerá escapar más temprano o más tarde (¡o quién sabe, quizás te apetece comprar!).

Bañeras de cal en el barrio de los curtidores

¡CONSEJO! 👇

  •  Todo este recorrido lo puedes hacer a través de un Free Tour. A cambio de una propina podrás conocer los sitios más emblemáticos de la ciudad. ¡Ideal para el primer día!
  • 🔗Free Tours en Marrakech en español 

Los Jardines de la Menara

Este lugar fue mandado construir por un califa almohade en el siglo XII,  y su función era la de un gran huerto dividido en una cuadrícula de parcelas y un enorme depósito para almacenar agua. Posteriormente, en el siglo XVI se construyo un pabellón y la zona fue utilizada por el sultán de residencia durante sus vacaciones.

Dicen que el momento más bonito de verlos es por el atardecer. Yo los vi a primera hora de la mañana y, sinceramente, no les encontré la gracia. Reconozco, sin embargo, que llevaba un enfado descomunal porque me acababa de dar cuenta que se me había quedado la cámara de fotos en el hotel (soy como un japonés cuando estoy fuera de casa, me paso el día haciendo fotos), y hasta que mi novio no le pidió al guía que nos acercara de nuevo al hotel, no se me pasó el enfado 🙂

De todas formas, hay que tener en cuenta que se les denomina jardines pero son más un campo de olivar y una zona de huertos que un jardín tal y como los concebimos. No obstante, si que es un lugar recomendable para pasear si el calor no aprieta demasiado y desconectar un poco del bullicio de una ciudad como Marrakech.

Las riad en Marrakech, una nueva forma de alojamiento turístico.

Riad, en árabe, se puede traducir como jardín y por extensión, en Marruecos se designa así a las casas que tienen un patio central, en el que suele haber fuentes de agua, plantas o flores. Así las habitaciones de los huéspedes se distribuyen en torno a ese patio. Son viviendas que no suelen tener muchas habitaciones, lo más frecuente son 5 o 6 ya que eran las que se utilizaban antaño para acoger a familias numerosas de varias generaciones.

Actualmente las riad, de hecho, son uno de los motivos por los cuales Marrakech se ha puesto de moda como destino tan frecuente últimamente y se han convertido en un equivalente de lo que en España serían los alojamientos rurales, típicos, pero con encanto. Desde pequeñas casas a grandes palacetes reconvertidos en alojamientos. Los precios son dispares según lo exigentes que seamos. Hay que tener en cuenta que contratar alojamiento en una riad implica dormir dentro de la misma medina, con sus pros y sus contras…

SÍGUEME EN REDES SOCIALES